Sunday, February 8, 2015

Tragicomedia

Soñé de las manos, 
Para explotar en bolas grises y rugosas, 
como caramelos de anís. 
Soñé de las manos, 
Para despertar en desierto, 
sin luces que despistaran los lagrimales, 
cubrieran de esperanza la ciudad, 
engañaran hasta a los ciegos. 
Soñé de las manos. 
Y del polvo reseco
aparecieron niñas en bicicleta, 
niñas policía haciendo carreras, 
que jugaban a la comba y ponían multas. 
Tu mano se soltó del mundo, 
solo al despertar supe que habías sobrevivido. 
Soñé de las manos 
que se acababa el mundo. 

Y, la verdad, no era tan dramático. 

No comments:

Post a Comment