Tuesday, December 29, 2015

OJO negro TINTA blanca

El golpe, en lugar de en la frente,
se puso más generoso
creativo, incómodo.
Dibujó un sendero hasta dar en el clavo.
Más barata esta forma de sentir.

El ojo, desgastado de tanto ver y culpar, 
sin escuchar
se partió en dos,
después en tres: morado, verdoso, asustado.
Se fue extendiendo la sangre acumulada

brutal y cegadora sobre la pista blanca.

Sobre el ojo, todas las miradas.
Sobre el rostro, la firme pulsión de lo más oscuro.

El golpe, dejó un milagro de reproches
El ojo, se fue desapareciendo
fingiendo sangre, sueño, ahogo.

Pronto, ni golpe ni ojo.

Saturday, November 28, 2015

Muertos otra vez

De tanta suciedad, no puedo.
De tanto hijo de puta, cómo.

Yo solo quería que me llevaras a bailar.
Despacio.
Y ahora todo años sucios y viejos,
primaveras calculadas
que en invierno duran como en cuentagotas.

Yo solo quería que me llevaras a bailar,
y mientras tanto, se me ha muerto el pelo
se han doblado inquebrantables huesos
se me han escapado sombras. Y a dónde.

Y mientras tanto, solo puedo mirar una pantalla pequeña
puerta al laberinto
mirilla de soledades
Oscura, con una pistola en la portada.
Como diciendo: no te preocupes, aquí estoy yo.

Te veré caer, otra vez
te veré cruzar los puentes, las escenas del crimen, los años
te veré sospechar de tu misma respiración
te veré observar los parques y los días
los minutos que en la pantalla no cambian ni aumentan

Te veré, una vez más, morir joven.

Y que la vida va en serio, eso, no se aprende.

Nunca.  

Wednesday, June 3, 2015

Reparto de tareas

Para ti la culpa, para mí la angustia.
Prefiero.
Saber que sí, desear que no
a desear que sí, saber que no.

Sunday, March 8, 2015

Ya no hay hombres en esta casa


Hoy, 
aunque tu voz de tan apagada ya suspiro, 
y tus manos no retiren ni las hojas salmón. 
Hoy, 
aunque la piel se te haya alargado tanto
que se escurra de tu muñeca el reloj.

Hoy, ese hoy de 102 de lucha, 
ese hoy de ayer y mañana, si aguantas
ese hoy de quién es, 
ese hoy que no nos engaña, 
que no oscurece tu sombra, tu garra, 
tus 102 de bravura, arrugando periódicos.

Ese hoy que se vaya, por si acaso
ese hoy de mentiras que nos deje los otros ayeres
los 102 ayeres de raíz,
sol y salvia.

Hay una fila de mujeres, 
pero no están los hombres, han debido de morirse todos

y no queda ni una sombra suya por la casa. 
 

Sunday, February 8, 2015

Tragicomedia

Soñé de las manos, 
Para explotar en bolas grises y rugosas, 
como caramelos de anís. 
Soñé de las manos, 
Para despertar en desierto, 
sin luces que despistaran los lagrimales, 
cubrieran de esperanza la ciudad, 
engañaran hasta a los ciegos. 
Soñé de las manos. 
Y del polvo reseco
aparecieron niñas en bicicleta, 
niñas policía haciendo carreras, 
que jugaban a la comba y ponían multas. 
Tu mano se soltó del mundo, 
solo al despertar supe que habías sobrevivido. 
Soñé de las manos 
que se acababa el mundo. 

Y, la verdad, no era tan dramático.