Sunday, August 25, 2013

Máximo a 120

Por si no fueran suficientes, sube
 y habrá más estímulos:
Tres pedales que espían tu suerte. 
Las luces que abren y cierran la curva. 
El volante que jamás baile o tiemble. 
El fiscal, que siempre exige detrás más velocidad. 
Y miente. 
El abogado, que nunca se sienta delante 
ni a tu lado. 
¿Qué es, eso que coloca recta como un barrote tu espalda y sube hasta hacer desierto la garganta
y baja lloviendo por la frente y el escote 
sin rozar la piel?
Es sólo ácida. Es sólo agua.